26.389 firmas por una gestión del agua Pública y Democrática en Barcelona!

Carta oberta al President Puigdemont instant a l’aplicació total de la Llei 24/2015

¿Quién está detrás de la gestión del agua en Barcelona?

La respuesta a esta sencilla pregunta es compleja. La manera de hacer de las grandes multinacionales y bancos que se enriquecen negociando con un Derecho Humano como el agua ha sido construir una gran confusión para no saber quién gestiona el agua, cual es el modelo de gestión (público, privado o mixto) y quién se esconde detrás del gran beneficio económico que comporta gestionar un bien tan básico y esencial para la vida como es el agua.

Un bien común que, sí o sí, las personas necesitamos y que, por lo tanto, el modelo de gestión privado a les multinacionales del agua y a los bancos les comporta cada dos meses ingresos millonarios.

El control del agua y el ingreso de millones y millones de euros en sus cuentas en estas sociedad capitalista conlleva un gran poder. Un poder que estas multinacionales y bancos no están dispuestos a perder y protegen a toda costa, ya sea con demandas y criminalización de los movimientos sociales que defienden las familias en estado de vulnerabilidad, con grandes campañas publicitarias, con múltiples casos de presunta corrupción y financiamiento a partidos o evitando los procesos democráticos de remunicipalización.

En Barcelona des del 1920 Agbar ha estado detrás de la gestión del agua de forma irregular.

Antecedentes a la creación de Agbar

En el año 1867, cuando la ciudad de Barcelona salta la muralla y se gesta y se expande l’eixample por el plano de Barcelona, en la ciudad de Lieja se constituye una empresa privada con capital francés y belga, la Compagnie d’eaux de Barcelone será entonces quien empiece a gestionar el agua en la ciudad.

Unos años más tarde, en 1881, Crédit Général Liégeois y Société Lyonnaise des Eaux (ahora integrada en Suez Environnement) acuerdan crear con la Compagnie des Eaux de Barcelone en París la Societé General des Eaux de Barcelone.

No es hasta el año 1920 que se constituye la Societat General d’Aigües de Barcelona (SGAB). Esta sociedad nacerá de un acuerdo entre el Banco de Barcelona, el Banco Hispano Colonial, el Banco Bilbao, el sindicato de Banqueros y la Banca Arnús para comprar la Societé General des Eaux de Barcelone.

En el año 2010 la justicia falla en sentencia que Agbar no tiene contrato de concesión para abastecer la ciudad de Barcelona. Un Tribunal del Contencioso Administrativo de Barcelona declara ilegal la tarifa y la concesión de Agbar en el Área Metropolitana de Barcelona.

En 2013 el Área Metropolitana de Barcelona constituye sin concurso público la empresa mixta Aigües de Barcelona (con un 85% de patrimonio de Agbar y un 15% del AMB).

A finales de 2014 La Caixa (mediante Criteria) entra en un 15% a la empresa mixta. Lo consigue haciendo un pago de 50 millones de euros a Agbar.

El año 2015 la Oficina Antifrau de Catalunya señala irregularidades por parte del AMB y Agbar en la creación de la empresa mixta.

En marzo de 2016 el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya anula la creación de la empresa mixta Aigües de Barcelona a causa de las irregularidades del proceso de adjudicación. A día de hoy, Agbar ha recorrido al Tribunal Suprem de Justícia y restamos a la espera de una sentencia definitiva.

Le expansión estatal y internacional de Agbar

SGAB empró a AGBAR como marca comercial en Barcelona y con la cabecera de Aquadom y Aqualogy se extendió por varias naciones y comunidades autónomas con los nombres de Hidralia (Andalucía), Aquara o Agbar (Aragón), Asturagua (Asturias), Hidrobal o Sorea (Baleares), Canaragua (Canarias), Aquona (Antigua Aguagest en Castilla y León y Castilla la Mancha), Agbar y Sorea (Cataluña) Aquanex (antiguaa Aquagest en Extremadura), Viaqua (Galicia), Aquarbe (Navarra, La Rioja y Euskadi) y Hidraqua o Sorea (País Valenciano).

El grupo AGBAR se ha ido haciendo con el poder de otras compañías locales mediante OPA más o menos agresivas como el caso de CASSA o mediante la compra de acciones como en el caso de la Mina de Terrassa con la intención de controlar toda la gestión del agua en Cataluña. En Catalunya, más de un 80% de la población es suministrada por empresas privadas y Agbar abastece a más del 70%.

El grupo Agbar se ha extendido de forma internacional en Chile, Reino Unido, China, Colombia, Argelia, Cuba y México.

¿Quién hay detrás de SGAB o Agbar?

Desde 1920 el cambio de titularidad de las acciones de Agbar han ido variando. No obstante, los últimos años han habido cambios sustanciales:

En 2008 el grupo SUEZ pasa a controlar el 56% de Agbar y Criteria, el holding de inversiones de La Caixa (ahora CaixaBank), el 44% restante. Las acciones de Agbar cotizaron en bolsa al Mercado Continuo hasta este año.

A finales de 2009, Agbar pasa a ser controlada por el grupo francés Suez, el cual se hace con un 70% aprox. de las acciones y La Caixa con un 25%.

Unos años después, en 2014 se produce una operación donde La Caixa intercambia todo el papel de acciones que le quedaban de Agbar (el 24,14%) con la multinacional francesa Suez, que pasa a controlar el 100% de Agbar. La Caixa ingresa en ese entonces 299 millones de euros en efectivo que destina al objetivo de hacerse con el 7% de Suez.

A finales de 2015, según la prensa y a causa del escándalo del 3% el abogado Miquel Roca y los más altos directivos del grupo Suez Environnement salen de forma apresurada del consejo de Agbar.